8 diciembre 2012

La matrona húngara Agnés Gereb llegó a ser noticia internacional en octubre de 2010 con ocasión de su arresto por parte de las autoridades Húngaras. 

Obviamente su historia comienza mucho antes, casi unos 25 años de profesión defendiendo el derecho de las familias a elegir el lugar de parto y ser atendidos, en condiciones de seguridad, por profesionales cualificados, centenares de partos atendidos y tasas de complicaciones muy inferiores a los partos atendidos en centros hospitalarios. Los problemas de salud de un bebé nacido en la casa de partos que gestiona con otras matronas fue el motivo de la acusación, el juicio y la condena. En el seguimiento judicial diversas voces, dentro y fuera de Hungría pusieron en duda la transparencia e imparcialidad del proceso. En la valoración del caso hay que tener en cuenta que, según sentencia firme de  2011 del Tribunal Europeo de Derechos humanos, la legislación húngara con relación a los profesionales que atienden partos fuera del entorno hospitalario es contraria a la Convención Europea de Derechos humanos.

Actualmente cumple arresto domiciliario y su causa ha sido seguida y defendida por personas de todo el mundo.

Recientemente diversas personas y profesionales de Argentina vinculadas la Red Latinoamericana y del Caribe para la Humanización del Parto y el Nacimento han iniciado una acción en favor de Agnes Gereb mediante el envío de escritos de protesta a la embajada húngara en ese país.

más información