Hemos de agradecer a la Asociación “El parto es Nuestro” el haberse hecho eco de la campaña europea en contra de la  violación de los Derechos humanos en la atención al parto y la maternidad (Human Rights in Childbirth)

Reproducimos la carta de petición al parlamento Europea para la cual se están recogiendo adhesiones

 

 

“Instamos al Parlamento Europeo a examinar críticamente las prácticas de atención en el parto y nacimiento en todos sus estados miembro.

Mujeres en toda Europa se enfrentan a diversos sistemas de asistencia a la maternidad, pero también se enfrentan a problemas comunes. El abuso de las intervenciones médicas ha hecho cada vez más difícil a las mujeres afrontar un trabajo de parto fisiológico y espontáneo. Los efectos iatrogénicos de estas intervenciones son un problema real y frecuente en países de toda Europa.

En 2010, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo declaró, en el caso de Ternovszky contra Hungría, que “el derecho al respeto por la vida privada incluye el derecho a elegir las circunstancias del parto”. Sin embargo, muchos estados europeos tienen sistemas de parto en los que la autonomía física de las mujeres es rutinariamente violada y sus opciones rígidamente limitadas.

El derecho a parir fuera del hospital es vital para todas las mujeres que van a dar a luz, tanto si eligen un parto hospitalario o un nacimiento en casa. El trato respetuoso a las mujeres que eligen un parto hospitalario sólo puede asegurarse si tienen la opción de abandonar y parir en un modelo diferente de asistencia, incluso si no ejercitan esa opción. La dinámica difiere cuando un profesional sanitario hace una recomendación con el conocimiento de que la mujer puede seguir o no su consejo, en lugar de cuando ese profesional cree que la mujer puede ser forzada legalmente si no obedece.

Estudios de observación de la calidad han documentado que para una mujer sana es tan seguro un parto planificado en casa como un parto hospitalario. Dadas las tendencias y protocolos del parto institucional, el parto en casa es a menudo el único modo de que las mujeres en muchos países puedan parir sin intervención farmacológica y quirúrgica innecesaria.

Sin embargo, muchos estados europeos no proporcionan a las mujeres un fácil acceso a los servicios de un parto en casa, y de hecho muchos países hacen increíblemente difícil a las mujeres dar a luz fuera de una institución médica.

Instamos al Parlamento Europeo a adoptar los Derechos Humanos al Parto como su punto de partida para una investigación y discusión sobre los sistemas de asistencia a la maternidad en todos los estados miembro de Europa.”

[más información sobre la campaña: Asociación El Parto es Nuestro]