5 febrero 2014

ABCPartoCasaHace muy pocos días apareció la noticia en algunos medios anunciando un nuevo estudio sobre seguridad del parto domiciliario. Según el titular el parto en casa multiplica por cuatro el riesgo de muerte del recién nacido y hasta siete veces en el caso de primíparas.

Los autores no son desconocidos el doctor Amos Grunebaum ya publicó recientemente sobre este tema  y su compañero Frank Chervenak es el autor de una opinión clínica publicada en 2013 en el American Journal of Obstetrics and Gynecology.  Ambos trabajos están referenciados en este blog:
Resulta molesto, casi sospechoso, que los autores se hayan adelantado a publicitar mediáticamente sus sorprendentes descubrimientos antes de que podamos leer el trabajo científico que los sustenta.
Esperamos la publicación del trabajo para valorarlo con calma, por el momento ya intuimos a partir de la fuente de los datos que aparece en la noticia que, una vez más, juegan a la confusión de tomar en su estudio los datos de partos ocurridos en casa en norteamérica sin quitar de la muestra aquellos que habría que descartar: partos que ocurrieron accidentalmente en casa sin que estuviera previsto, partos que no contaron con asistencia de un profesional sanitario (la palabra “midwifery” en EE.UU debería traducirse como “partera” y no como “matrona” pues en ese país, no todas las “midwifery” que atienden partos en casa son profesionales sanitarios titulados en enfermería obstétrica) partos en los que había factores de riesgo y partos de familias que por sus circunstancias socioeconómicas no tienen acceso a la atención hospitalaria.
En cualquier caso este trabajo probablemente confirmará algo que ya sabíamos como es que hacer partos en casa (y estudios) “a la americana” sin garantizar una valoración previa de riesgos ni atención sanitaria es imprudente. Esperamos tener el trabajo antes de hacer valoraciones más precisas por el momento el efecto publicitario que probablemente los autores buscaban al emitir la nota de prensa antes que el estudio ya está conseguido…Pero hacer las cosas así no es ciencia, solo propaganda.
Así pues este nuevo descubrimiento, quizás aporte algunas informaciones de interés, pero no tiene el mismo valor ni la misma credibilidad que los estudios de los que disponemos, especialmente de Holanda e Inglaterra, donde la comparación partos domiciliarios-partos hospitalarios se ciñe a partos de bajo riesgo con atención sanitaria.
Por otra parte no parece que este movimiento mediático sea casual, pues, de una forma más discreta, acaba de salir publicado, no en prensa, pero sí en una revista científica, un nuevo estudio sobre parto en casa en Norteamérica, esta vez realizado por matronas de ese país. Aunque todavía no lo hemos terminado de leer y traducir, la primera impresión apunta a resultados y valoraciones distintas a los manejados por estos ginecólogos… volveremos sobre ello en próximas entradas.