En el parto en casa hay cuatro aspectos que deben irse preparando a lo largo del embarazo:

La primera preparación para el parto en casa es la toma de decisiones de la pareja. Esta toma de decisiones debe garantizar que tanto la madre como el padre pueden compartir sus ilusiones, expectativas, ideas, incertidumbres, emociones y resistencias sobre el mejor lugar y la mejor manera de acompañar el nacimiento de su bebé.

La segunda preparación es el correcto seguimiento del embarazo, despejando dudas y valorando, desde el punto de vista sanitario, que no existe ningún factor de riesgo que desaconseje el parto en casa. También este control obstétrico es un momento oportuno para generar una relación de confianza y conocimiento mutuo entre la pareja y los profesionales que acompañarán el parto.

También hay una preparación del espacio físico, previendo algunos elementos que pueden ser útiles para el desarrollo del parto. Esta preparación se refuerza mediante una visita domiciliaria de las personas que van a acompañar el parto para conocer “in situ” el lugar y prestar el asesoramiento que sea necesario.

Es valiosa también una preparación conjunta de la pareja, a ser posible con el equipo que acompañará el parto, que facilite la confianza, información, herramientas y pactos para que tanto la madre, el padre y el equipo de apoyo puedan acompañar el nacimiento de su bebé cada cual desde el rol que les es propio.

Entradas relacionadas