NacerencasaEl propio hogar ha sido el lugar habitual de los nacimientos durante siglos, sólo en los últimos sesenta años, el parto hospitalario lo ha ido sustituyendo en nuestro país como la opción preferente. No obstante, son cada vez más las parejas que, sin renunciar a los valores de la salud y la seguridad, desean que sus hijos nazcan en la intimidad doméstica y no en un entorno sanitario protocolizado.
A esta decisión se llega por dos vías:
Algunas personas, con frecuencia mujeres, intuyen y suelen saber dónde quieren tener y/o dónde no quieren tener a sus hijos. Primero toman la decisión y después buscan las razones y los argumentos para poder explicarla.
Otras personas en cambio, con frecuencia los varones, suelen funcionar en sentido inverso: antes de plantear una alternativa al parto hospitalario necesitan escuchar a sus parejas, informarse, reflexionar, valorar, analizar, sopesar y después llegar a una conclusión razonada.

De un modo u otro queremos facilitaros la información necesaria para que, según sea el caso, unos puedan argumentar lo que primeramente haya sido íntimamente intuido y otros lleguen a intuir lo que ha de ser previamente razonado.
Quisiéramos con este texto acompañaros con honestidad y respeto en vuestras opciones para que podáis vivir un parto plenamente responsable y conforme a vuestra manera de sentir y pensar.

Nos gustaría, ese es nuestro empeño, clarificar dudas, despejar incertidumbres, facilitar acuerdos y, en cualquier caso, garantizar que la madre pueda acompañar tiernamente a su bebé y el padre pueda acompañar a ambos en el lugar que hayáis escogido para vivir el singular momento del parto.

Entradas relacionadas