Fuente. El Periódico 23 marzo de 2015

MatronasPartoCasaParir en casa siempre ha sido legal en España, pero esta opción, cuya demanda resurge lentamente en Catalunya tras decenios de escaso protagonismo, no está financiada por la sanidad pública. En el 2013, año en que hubo 71.771 nacimientos, 393 mujeres parieron en su domicilio en Barcelona, asistidas por dos matronas que ellas mismas contrataron. Fueron 33 más que en el 2009. En toda España, nacieron en casa 711 niños en el 2013 y, al igual que en Catalunya, crece lentamente la cifra de mujeres que deciden traer al mundo a su hijo prescindiendo de la seguridad y tecnificación obstétrica de los hospitales. De hecho, la rehúsan. Optan por un parto sin anestesia, en el que dirigen el proceso del nacimiento en un ambiente confortable, atendidas por las matronas y con un plan B organizado -un coche en la puerta de casa- por si la situación se complica y han de ir con urgencia a un hospital. Así sucede en el 10% de los partos domiciliarios.

Estos aspectos han sido asumidos por la Associació Catalana de Llevadores (ACL), que defiende que las áreas de parto de los hospitales tiendan a ser espacios agradables, no tecnificados y sin presencia médica aunque próximos a las zonas obstétricas, o bien poder atender profesionalmente el parto en el domicilio de la gestante. “La madre tiene derecho a decidir si quiere parir en su casa o en el hospital”, resume Gemma Falguera, presidenta de la ACL. [ver noticia completa en su fuente original]