30 de abril de 2013

PediatriaAunque todavía poco común, la tasa de partos en el hogar se ha incrementado durante los últimos años en los EE.UU. Por ello la Academia Americana de Pediatría (AAP ) hace recomendaciones para el cuidado de los bebés nacidos en el hogar a través de una declaración publicada en su revista Pediatrics (publicado  en internet el 29 de abril de 2013).

Según la AAP, independientemente de las circunstancias del nacimiento, incluyendo la ubicación, cada recién nacido merece la atención de la salud que se adhiere a las normas AAP. La AAP coincide con la reciente declaración del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) que la configuración más segura para el nacimiento de un niño en Estados Unidos es un hospital o centro de maternidad, pero reconoce que las mujeres y sus familias pueden desear un parto en casa por una variedad de razones. Así mismo, al igual que la ACOG entiende que para que el parto domiciliario se realice en condiciones de seguridad es necesario que sea atendido por una matrona / obstétrica.

Entre los criterios de la guía establecen que debe haber al menos una persona presente en el parto cuya principal responsabilidad sea el cuidado del recién nacido y que tenga la formación adecuada, las habilidades y el equipo para realizar una reanimación completa del niño.

Todo el equipo médico y el teléfono debe ser probado antes del parto. Es necesario el aviso previo a un centro médico para garantizar un transporte seguro y oportuno en el caso de una emergencia.

PediatricLas directrices de la AAP incluyen evitar el enfriamiento del bebé, un examen físico detallado, el seguimiento de las tasas de la temperatura, del corazón y respiratorias, la profilaxis ocular, la administración de vitamina K, la inmunización contra la hepatitis B, la evaluación de la alimentación, la detección hiperbilirrubinemia y otras pruebas de detección para recién nacidos. Si se justifica, los niños también pueden necesitar monitorización de la enfermedad por estreptococo del grupo B y de la glucosa. Se considera así mismo que es fundamental el seguimiento y la documentación del nacimiento por parte del pediatra de cabecera del bebé.

Fuente:

Descargar

Descargar TrípticoGuía Pediátrica Parto en Casa — AAP (PDF)

 


Valoración del equipo Educer.

Educer BD  dibujoEsta nueva guía hay que contextualizarla dentro de la realidad de Estados Unidos donde el parto en casa, aun siendo minoritario ha ido aumentando en los últimos años. Por otro lado en esa nación, donde no existe un sistema de salud público de acceso universal, no es extraño que una parte de dichos partos se realice sin atención sanitaria certificada.

Así pues la guía  insiste en dos principios que se han ido abriendo paso en los últimos años de la mano de la evidencia científica disponible: el derecho de las madres a ser correctamente informadas y decidir sobre el lugar del nacimiento de sus hijos y la necesidad de que los partos domiciliarios sean atendidos por personal sanitario cualificado.

Establecidas estas bases el planteamiento de la Academia Americana de Pediatría se orienta a garantizar una correcta atención pediátrica para el bebé con independencia del lugar escogido para su nacimiento.

Al margen de los matices y detalles que puedan ser más discutibles globalmente creemos esta guía es una buena noticia por dos motivos:

  • Supone una normalización de la atención a partos domiciliarios en países con sistemas sanitarios desarrollados. El parto en casa ya no es visto como una anomalía sino más bien como una opción segura y posible cuando se dan las circunstancias y la atención sanitaria adecuada.
  • Por otra parte, constatamos con satisfacción que la práctica habitual de atención a partos domiciliarios en España y otros países cumple en la mayor parte de los casos con los criterios de calidad en la atención pediátrica recogidos en esa guía para Estados Unidos

Un reto…

En España existe un Guía de Asistencia al Parto en Casa que hemos de agradecer al buen trabajo del Colegio de Enfermería de Barcelona (COIB). Sin embargo, echamos en falta en España que organismos de referencia en el ámbito nacional como son la Federación de Asociaciones de Matronas de España o la Asociación Española de Matronas pudieran plantear, al igual que acaba de hacerlo la Academia Americana de Pediatría o hiciera en 2011 el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos su propia declaración institucional sobre este tema.

Sin duda un posicionamiento oficial de estos organismos sobre la evidencia científica disponible a favor del parto en casa, la competencia profesional de las matronas para la atención de estos partos, las indicaciones para potenciar la formación en este campo y las recomendaciones para que se dé una buena coordinación con los centros médicos contribuirían eficazmente a respaldar a las profesionales que se dedican a ello así como a que esta opción también fuera mejor conocida y gestionada en nuestro país.