Desde Colombia nos llega la historia de Martín. Para los médicos que lo atienden es un diagnóstico de Parálisis Cerebral Cuadriplejia Espástica. Para sus padres es, un niño. Más aún, un niño feliz… y así lo comparten en su blog Martin, un proyecto de Vida, en una historia humana y familiar ardua y entrañable.
 
A raíz de unas declaraciones recientes del ginecólogo que atendió su parto en casa la madre de Martín acaba de publicar en el blog una entrada donde da cauce a su responsabilidad de hablar sobre lo ocurrido y visibilizarlo para que las familias tengan el panorama completo y puedan elegir, teniendo las herramientas necesarias para hacerlo y tomando las medidas indispensables para que sea una opción segura.
 
Nos parece que vale la pena ponerse a la escucha de este testimonio. Por ello recogemos los primeros párrafos del mismo en este blog e invitamos a leer el texto completo en su fuente original.
 

Había decidido guardar silencio porque estoy convencida de que cada quien hace su propio proceso y atesora sus propios aprendizajes, pero no puedo hacerme a un lado e ignorar mi cuota de responsabilidad en el tema.
 
Este fin de semana salió un artículo completo acerca del parto en el agua y en casa en la Revista Nueva (el artículo se titula El parto en casa está IN) y el médico invitado para hablar del tema fue Mauricio Espinoza, el mismo ginecólogo que atendió el parto de Martín en Bogotá.
 
Como recordarán, Martín nació en nuestra casa y en parto en el agua. Y como lo he explicado en este blog, su lesión cerebral es consecuencia de un parto mal atendido, un accidente que ocurre incluso en las clínicas, pero que no por eso debe ocultarse ni darle menor importancia de la que tiene.