14 febrero de 2014

Journal Midwifery

El 30 de enero de 2014 se publicaba en la versión on-line del Journal of Midwifery & Women’s Health el análisis de los datos recogidos por un importante grupo de matronas y parteras estadounidenses en la atención a partos domiciliarios en ese país.

La referencia exacta de la publicación es

Cheyney, M., Bovbjerg, M., Everson, C., Gordon, W., Hannibal, D. and Vedam, S. (2014), Outcomes of Care for 16,924 Planned Home Births in the United States: The Midwives Alliance of North America Statistics Project, 2004 to 2009. Journal of Midwifery & Women’s Health. doi: 10.1111/jmwh.12172

El acceso a la misma puede hacerse a través del siguiente enlace:

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jmwh.12172/full

Resumen (traducción no oficial realizada por FRS)

Introducción
Entre 2004 y 2010 , el número de partos en el hogar en los Estados Unidos aumentó en un 41% , aumentando la necesidad de una evaluación precisa de la seguridad del parto planificado en casa. Este estudio examina los resultados de los nacimientos planificados en el hogar en los Estados Unidos entre 2004 y 2009.

Métodos
Se calcularon las estadísticas descriptivas de las características demográficas maternas, los perfiles de riesgo prenatales, los procedimientos y los resultados de los nacimientos planificados en el domicilio registrados en el Proyecto Estadístico de registro de datos 2.0 de la Alianza de Parteras de Norte América (Midwives Alliance of North American Statistics Proyect — MANA Stats) . Los datos fueron analizados según el lugar previsto y real de nacimiento.

Resultados
De las 16.924 mujeres que tenían planificado realizar el parto en el domicilio al inicio del trabajo de parto, el 89,1 % dio a luz en casa. La mayoría de las transferencias durante el parto fueron por la falta de progreso, y sólo el 4,5 % de la muestra total necesitó estimulación con oxitocina y/o analgesia epidural. Las tasas de parto vaginal espontáneo, parto vaginal instrumentado y  cesárea fueron el 93,6%, el 1,2 % y el 5,2 %, respectivamente. De las 1.054 mujeres que intentaron un parto vaginal después de una cesárea, el 87% tuvieron éxito. El 1,5% de los recién nacidos tuvieron puntuaciones bajas de Apgar ( < 7 ). La transferencia materna en el posparto (1,5 %) y las transferencias neonatales (0,9%) fueron poco frecuentes. La mayoría (86 %) de los recién nacidos era alimentado en exclusiva con leche materna a las 6 semanas de edad. Excluyendo anomalías letales, las tasas de mortalidad intraparto , neonatal precoz , y  neonatal tardía fueron 1,30 , 0,41 y 0,35 por 1.000 , respectivamente.

Discusión
Para esta gran cohorte de mujeres que planearon los partos en casa asistidos por parteras en los Estados Unidos, los resultados son congruentes con los mejores datos disponibles de estudios observacionales a partir de datos del conjunto de la población que evaluaron los resultados según el lugar previsto de parto y los factores de riesgo perinatales. Las mujeres de bajo riesgo en esta cohorte experimentaron altas tasas de nacimiento fisiológico y bajas tasas de intervención sin un aumento de resultados adversos.


Monigote InterroganteValoraciones del equipo Educer

Para entender este trabajo es necesario contextualizarlo socialmente. Se trata de un trabajo de análisis sobre el parto en casa en Estados Unidos. En los últimos años el número de partos domiciliarios en este país ha ido en aumento. Al respecto se han venido publicando diversos trabajos más o menos contrarios a esta práctica de un modo particular en el American Journal of Obstétrics and Gynecology (vinculada a la sociedad norteamericana de ginecología). Este trabajo parte del trabajo de las matronas/parteras y tiene una orientación distinta.

Fundamentalmente el estudio, se dedica a exponer los resultados de los partos domiciliarios que fueron atendidos desde 2004 hasta 2009 por un grupo significativo de matronas y/o parteras que voluntariamente han colaborado en un proyecto nacional de recogida de datos estadísticos de este tipo de partos.

En consecuencia la principal fortaleza del estudio frente a otros trabajo sobre la seguridad del parto domiciliario en Estados Unidos es que aquí se recogen datos de los partos según el lugar donde fueron planificados (y no  según el lugar donde finalmente ocurrieran). Así pues en los resultados se han tenido en cuenta partos planificados en casa donde fue necesario acudir al hospital y, en cambio, se han descartado aquellos partos que ocurrieron accidentalmente en casa sin que fuera esta la opción de las familias.

La debilidad, como reconocen las autoras del trabajo, es que no se trata de un análisis exhaustivo sino de los partos registrados de forma voluntaria por aquellas matronas/parteras comprometidas con el proyecto estadístico siendo susceptible de que esto introduzca algún tipo de sesgo. Así mismo otro de los problemas del análisis es que no se han eliminado del conjunto de partos estudiados aquellos en los que había algún factor de riesgo previo al inicio del trabajo de parto ni aquellas en los que la asistencia fue realizada por una partera sin titulación universitaria en obstetricia.

En consecuencia los resultados que se obtienen son útiles para conocer mejor la realidad norteamericana así como cuestionar las conclusiones de estudios anteriores basados en fuentes de datos menos precisas; no obstante, los resultados no son extrapolables a países donde el parto en casa se limite exclusivamente a partos de bajo riesgo con asistencia sanitaria cualificada.

Entradas relacionadas