Existe un gran desconocimiento social acerca de las posibilidades y ventajas de desarrollar el parto en casa, por eso es frecuente encontrar todo tipo de reacciones ante el proyecto o la noticia de un parto en casa.

En buena medida hay una atención sobre la seguridad del bebé que lleva al entorno familiar o social a magnificar la “irresponsabilidad” de los padres o el “valor” de los mismos. Tanto en uno como en otro caso el enfoque es equivocado pues por lo general los padres que optan por el parto en casa asumen esta opción con plena responsabilidad y no se plantean ninguna decisión que suponga un riesgo para el bebé o la madre.

PartoRespetado2013En ocasiones se considera una decisión esnobista o “alternativa” y no una decisión madura de la pareja. Resulta paradójico porque en la situación actual, gran parte de las parejas que optan por un parto en casa se plantean esta decisión con criterios sólidos, un honesto interés por el bienestar de su hijo, con un fuerte sentido de la privacidad y no para ir “contracorriente” sino más bien a pesar de ello.

En este contexto cada pareja valora qué información quiere dar y a quiénes quiere dársela para que sea cual sea su opción, puedan sentirse respetados y apoyados.

En algunas parejas existe una preocupación por la alerta que durante el parto se pueda generar en los vecinos el escuchar sonidos a los que no están acostumbrados. Los posibles inconvenientes pueden solventarse con un simple cartel en la puerta que diga algo así como: “queridos vecinos, estamos de parto, os agradecemos vuestra comprensión y os rogamos que evitéis interrupciones”

 

Entradas relacionadas