7 de julio de 2010

El American Collage of Nurse-Midwives manifiesta sus reservas acerca del último estudio sobre la seguridad del parto en casa publicado por el AJOG

El 01 de julio la edición en línea del American Journal of Obstetrics & Gynecology incluyó un nuevo metaanálisis comparando los resultados del parto en casa y el parto hospitalario: “Maternal and newborn outcomes in planned home birth vs planned hospital births: a metaanalysis,” por Joseph R., Wax, MD, y colegas. El estudio concluye que “una menor intervención médica durante el parto en casa planeado se asocia con la triplicación de la ratio de mortalidad neonatal. (Am J Obstet Gynecol 2010; 203).

La seguridad del parto en casa ha sido el foco de una significativa investigación en las últimas décadas. Es importante señalar que las conclusiones de los autores difieren significativamente de los resultados de muchos estudios prestigiosos sobre los resultados del parto en casa. Estos estudios no encontraron diferencias significativas en los resultados perinatales entre partos planificados en casa y partos planificados en el hospital. Por ello, deberíamos ser cautos a la hora de interpretar estos resultados hasta haber realizado una revisión en profundidad la cual llevaremos a cabo. Mientras tanto nosotros expresamos varias objecciones metodológicas iniciales.

Un metaanálisis es un tipo de análisis estadístico que reúne los resultados de un número de estudios independientes en vistas a sacar conclusiones sobre los resultados combinados. Un metaanálisis es un ejercicio últil cuando los estudios incluidos son creíbles y presentan una metodología consistente y clara. En esta publicación estamos desconcertados por la inclusión realizada por los autores de estudios antiguos y estudios que han sido desacreditados por no distinguir suficientemente entre partos en casa planificados y no planificados — un factor crítico en la predicción de los resultados. También es preocupantes que varios estudios recientes rigurosos sobre el parto en casa han sido excluidos sin una razón aparente.

Un parto en casa planificado es generalmente definido como “la atención de un grupo de mujeres embarazadas seleccionadas por profesionales cualificados dentro de un sistema que prevé la hospitalización, cuando es necesario”. El uso de esta definición previene la inclusión de mujeres que desarrollan un parto en casa no planificado o aquellas que no son candidatas apropiadas para el parto en casa debido a su situación de riesgo.

De los estudios más importantes incluidos en este metaanálisis, sólo tres (Hutton, et al 2009; Janssen et al 2009; & deJonge et al 2009) distinguen claramente entre parto en casa planificado y no planificado. Estos tres estudios, que comprenden el 93% de las mujeres incluidas en el metaanálisis — no encuentran diferencias significativas en los resultados perinatales. Solamente un estudio (deJonge, et al 2009) cumple con el estándar de oro de calidad en la investigación sobre el parto en casa (Vedam, 2003) y tiene un número suficiente de casos para basar conclusiones acerca de mortalidad. Este estudio encontró que los bebés nacidos en casa no tienen más probabilidad de morir o sufrir enfermedades graves en el primer mes.

Muchos estudios creíbles han demostrado que los mejores resultados se logran en el parto en casa cuando la mujer está adecuadamente controlada, está atendida por un profesional cualificado y puede trasladarse a un entorno adecuado si es necesario.

Los autores conjeturan que una mayor accesibilidad a la tecnología en los hospitales ha producido mejores resultados perinatales. Esta conclusión no puede extraerse de los datos presentados en este metaanálisis. De hecho una serie de estudios creíbles han demostrado que el incremento del uso de la tecnología y las intervenciones en el parto de mujeres de bajo riesgo, tales como la inducción electiva del parto y la monitorización electrónica continuada no mejoran los resultados del nacimiento.

En base a estas limitación el ACNM pide cautela en la interpretación de estos resultados hasta que haya habido una revisión posterior. Se recomienda que la investigación futura sobre el lugar de nacimiento en Estados Unidos esté bien diseñada y dirigida por un equipo multidisciplinar que conozca la complejidad inherente en la investigación sobre el impacto de las condiciones del nacimiento en los resultados perinatales. Este enfoque puede ayudarnos a tener más información sobre el lugar del nacimiento tanto a los profesionales de la salud como a las familias gestantes y facilitar una oportunidad para trabajar juntos en vistas a lograr mejores resultados para las madres y los bebés en todos los entornos.

Para más información consultar:

ACNM Position Statement on Home Birth, 2005).
http://www.midwife.org/siteFiles/position/homeBirth.pdf

Home Birth – Resources & Bibliography
http://www.midwife.org/siteFiles/education/Home_Birth_10_08.pdf

Vedam, S. Home Birth versus Hospital Birth: Questioning the Quality of the Evidence on Safety. BIRTH 2003:30;1.

Fuente original: “ACNM Expresses Concerns Regarding Recent AJOG Publication on Home Birth”

Traducido por: Fidel Romero (los subrayados aparecen en el original)