20 de noviembre de 2012

Enlazamos aquí la reflexión escrita por Juan Gervás, médico general rural, profesor de la Escuela Nacional de Sanidad y de la Universidad Autónoma de Madrid y coordinador del Equipo CESCA (un grupo multiprofesional de investigación, estudio y docencia en Atención Primaria y Medicina General/de Familia fundado en 1980).

Parto a domicilio, seguro y cubierto por el Seguro

A juicio del analista existe un abuso del parto en el hospital, cuando éste debería quedar circunscrito al parto patológico o de alto riesgo. Y en defensa de su planteamiento trae a colación lo que se está haciendo la canadiense Columbia Británica.

Nacemos entre heces y orina (“inter faeces et urinam nascimus”), dijo Agustín de Hipona como si ello fuera un problema. En el mismo sentido el semen sale por la uretra, que conduce habitualmente la orina. Y la saliva en el sexo oral une la entrada del aparato digestivo con las “salidas” genitales y del propio aparato digestivo. Y el sudor une los cuerpos ardientes de sexo y lujuria. Y en la relación homosexual entre machos (de variadas especies) la salida del aparato digestivo sirve de entrada al aparato propiamente dicho. Todo ello es lógico, por el desarrollo genitourinario en los vertebrados y por la actividad sexual gozosa, que además ha ayudado a reproducirnos durante milenios.

No debe estar tan mal diseñado todo esto del sexo, la sexualidad y la reproducción. La mezcla funciona. Ya lo dijo otro clérigo, el Arcipreste de Hita: “Incita a la mujer con gran delicadeza pero si responde al fin guárdate de fineza”. El sexo tiene belleza en su aparente bajeza y conviene no andarse con remilgos si se trata de gozar y de hacer gozar. Al cabo no somos ni ángeles ni demonios, sino sencillamente humanos. Y de humanos es nacer entre heces y orina, y follar en relación con la saliva, el sudor y demás. Somos materia, somos polvo y en polvo nos convertiremos. ¿Qué hay de malo en ello?…

Leer artículo completo en ACTA SANITARIA – El Mirador – Parto a domicilio, seguro y cubierto por el Seguro (19/11/2012)

 

.

One thought on “Sensateces de un médico rural.

Los comentarios están cerrados